La ansiedad no es una enfermedad, es un síntoma de que algo no está bien en nuestra vida, es parecido al dolor de garganta, no es una enfermedad en sí, sino que hay que buscar la enfermedad que lo originó. Identificamos como ansiedad cuando sentimos nuestro corazón acelerado, sentimos malestar, preocupación, sudoración…esto se produce porque anticipamos una situación como peligrosa.
Es normal, que algún momento del día podamos tener algo de ansiedad y que luego desaparezca, la ansiedad es una emoción como cualquier otra, como sentir alegría, tristeza, enfado, el problema aparece cuando la ansiedad se convierte en una forma de vida, en nuestra forma de ser, cuando la mayor parte del día sentimos ansiedad, esto empieza a ser un problema, igual que tampoco sería natural estar enfadados todo el día, o reírse sin parar.
En momentos puntuales del día, podemos sentir ansiedad, como por ejemplo: sí estamos en un atasco que nos impide llegar puntuales al trabajo, sí tus hijos se retrasan a la hora de llegar a casa, cuando llegamos al trabajo y pedimos disculpas o nuestros hijos llegan a casa, la ansiedad desaparece y el estado emocional se torna a la normalidad.
Aquí tenemos algunos motivos por los cuales la ansiedad puede convertirse en una forma de vida:

  •  Tengo ansiedad a tener ansiedad. Es decir, siento ansiedad por si me viene la ansiedad.
  • Arrepentirme del pasado. Equivocaciones. Errores…
  • No vivir el presente. Por estar pensando en el pasado o en el futuro
  • Miedo al futuro

Algunos trucos para reducir la ansiedad

  • Deja que la ansiedad llegue, no la evites
  • Aprender técnicas de respiración y relajación
  • Practicar ejercicio físico reduce la tensión nerviosa y ansiedad
  • Evitar alimentos o bebidas estimulantes del sistema nervioso: café, chocolate

Vive en presente, nunca vivirás otro momento en tu vida que no sea el presente.

Abrir chat
¿Tienes alguna duda? Escríbenos