En nuestros talleres de memoria y atención siempre intentamos realizar actividades nuevas y divertidas que estimulen y diviertan a nuestros mayores a la vez que les sirva para ejercitar la memoria. Por eso, durante las próximas semanas vamos a trabajar con nuestros cinco sentidos. Sin ellos, no tendríamos memoria.

Los sentidos son nuestros intermediarios con el mundo exterior y este proceso comienza en nuestros primeros momentos de vida, e incluso dentro del vientre materno. La capacidad sensorial la podemos reactivar practicando.

El sabor no se localiza sólo en la boca, también se activan en nuestro cerebro neuronas que responden a estos sabores. Al ejercitar el sentido del gusto y tratar de recordar y relacionar los sabores con su nombre o sus características, también estamos ejercitando la memoria.

En esta semana hemos comenzado a ejercitar la memoria con el sentido del gusto. Hemos deleitado con sabores esenciales a nuestras participantes en el taller de los viernes. Les hemos dado a probar diferentes sabores como mantequilla, dulce de leche, menta… Ha sido una actividad muy divertida y sorprendente para todos.

Queremos compartir con vosotros algunas imágenes.

Gracias por seguirnos.
[metaslider id=610]