Ejercicio físico en personas mayores

ejercicio2Como Terapeuta Ocupacional y habiendo enfocado mi trabajo en las personas mayores, quiero exponer algunas reflexiones sobre el ejercicio físico y la práctica de deporte en el adulto mayor, no como parte de un tratamiento rehabilitador (como parte de la recuperación de funciones que se perdieron o deterioraron como consecuencia de un proceso patológico, enfermedad, accidente, etc.), sino como forma de promover el mantenimiento de la funcionabilidad que, como define la OMS desde 1959, es la mejor forma de medir la salud en el adulto mayor.
La Actividad Física es definida como todo movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos con gasto de energía realizada de forma planificada, ordenada, repetida y deliberada. Por el contrario se denomina Sedentarismo a la no realización de actividad física o su práctica con una frecuencia menor de 3 veces a la semana y/o menos de 20 minutos cada vez.
Es un hecho conocido que tanto la vida sedentaria como la falta de actividad física son factores determinantes en la aparición de ciertas patologías (hipertensión, osteoporosis, hipercolesterolemia, debilidad muscular, depresión, cáncer de colón, diabetes) o de agravamiento de las mismas una vez presentes, fundamentalmente en la población adulta
mayor. Cada vez resulta más evidente que una parte importante del deterioro físico se debe a las complejas interacciones establecidas entre los determinantes genéticos del envejecimiento, enfermedades a menudo subclínicas y al desuso.
Hasta hace poco, la mayoría de los estudios sobre el ejercicio se centralizaban en adultos jóvenes, sin embargo, en la actualidad contamos con datos convincentes que demuestran que el entrenamiento físico continuado en atletas ancianos mantiene unos niveles adecuados de masa corporal magra, densidad ósea y potencia muscular, entre otros indicadores de buena forma física, además de ayudar a controlar algunos factores de riesgo cardiovascular como la hiperglicemia o la hipercolesterolemia; incluso en personas que superan los 90 años, responden al entrenamiento con un aumento del volumen de sus músculos y de la fuerza, a la vez que incrementan su masa ósea. Además se ha demostrado que los individuos que realizan ejercicios tienen un 50% menos de probabilidades de fallecer por muerte prematura que aquellos que son sedentarios, generándose una reducción en los costes de hospitalización. Según diversos estudios, el entrenamiento físico adecuado a la edad, sexo y capacidad físico-fisioló gica, puede inducir una marcada mejoría de las funciones esenciales retrasando el deterioro físico y la dependencia unos 10 o 15 años.
Clara_NP_Ejercicio_Fisico
Por todo ello, desde UMA os invitamos a realizar ejercicio físico con frecuencia, y para ello contamos con las prestaciones y recursos que os facilitaran unos patrones de vida que fomenten la salud y el bienestar.
Juan Manuel Soto – Terapeuta Ocupacional

¿Cómo está tu memoria a largo plazo?

mlpHoy te proponemos un pequeño test sin validez científica, pero que te podrá orientar sobre cómo está tu memoria a largo plazo (MLP), basado en la obra de Terry Horne, Simon Wooton y Susan Greenfield “Mantener la mente activa“.

La MLP es, junto con la memoria a corto plazo (MCP) uno de las dos grupos en los que se divide nuestra memoria (aunque otros autores añaden también la memoria sensorial). La MLP a su vez  se divide en subtipos. Podríamos decir que la MLP es como un almacén de capacidad ilimitada en la que algunas informaciones se llegan a conservar incluso de forma permanente, incluyendo habilidades, conocimientos generales, recuerdos, etc…

Contesta a estas preguntas y comprueba tu resultado:

1.- ¿Qué comiste ayer?

2.- ¿Dónde estuviste el sábado pasado?

3.- ¿Y hace 5 días?

4.- ¿Dónde estabas el día de Nochevieja por la tarde?

5.- ¿Recuerdas el título de la última película que viste?

6.- ¿Dónde estabas cuando escuchaste la noticia del ataque a las torres gemelas?

7.- ¿Cuándo fue la última vez que celebraste algo?

8.- ¿Cuál fue el último libro que leíste?

9.- ¿Dónde estabas la primera vez que te besaron?

10.- ¿Quién te dio el primer beso?

Si has podido contestar entre 0 y 6, es un resultado pobre; si estás entre 7 y 8, estás en la media; si te encuentras entre 9 y 10, tienes una MLP en buena forma.

Gracias por seguirnos.

Soy Terapeuta Ocupacional

– Hola soy JuanMa y soy Terapeuta Ocupacional.

Tras esta declaración de principios surgen miles de preguntas ante quien escucha este término por primera vez. Son innumerables las ocasiones en las que en estos 10 años ejerciendo como tal he tenido que explicar en qué consiste mi trabajo, y hacia quién va dirigido. Por ello, me gustaría que mi primera publicación en el blog de UMA fuera dedicada a ello, a definir el qué es la Terapia Ocupacional.
Existen innumerables escuelas, organizaciones y autores que han trazado una definición más o menos compleja de la disciplina que no compete, pero yo siempre cito a la Organización Mundial de la Salud (OMS) como referente.
La Terapia Ocupacional es “el conjunto de técnicas, métodos y actuaciones que, a través de actividades aplicadas con fines terapéuticos, previene y mantiene la salud, favorece la restauración de la función, suple los déficits invalidantes y valora los supuestos comportamentales y su significación profunda para conseguir la mayor independencia y reinserción posible del individuo en todos sus aspectos: laboral, mental, físico y social“.
La Terapia Ocupacional surge por ello de la importación que la ocupación tiene en el ser humano  partiendo de dos  premisas fundamentales:

  • La ocupación es parte de la condición humana, los seres humanos poseen una naturaleza ocupacional.
  • La ocupación es necesaria para la sociedad y la cultura, es un elemento crucial de integridad y salud humana.

Y por todo ello, dado que la ocupación es fundamental para la adaptación humana, su ausencia o interrupción (incluso independientemente de cualquier problema físico, psicológico o social) es una amenaza para la salud. Cuando la enfermedad, trauma o condición social ha afectado a la salud biológica o psicológica de una persona, la ocupación es un medio efectivo de organizar el comportamiento.
En futuras publicaciones iremos desgranando nuevos aspectos relacionados con la  Terapia Ocupacional, esperando aclarar conceptos y dar a la Terapia Ocupacional el lugar que se merece.
spot-14

Diferentes formas de aprender

Todos tenemos diferentes formas de aprender. En UMA estamos convencidos que todos los niños tienen una capacidad ilimitada de aprendizaje si se les estimula de forma adecuada. Evidentemente, esto es extensivo a las personas adultas. Familia, colegio, amigos y todo su entorno en definitiva, influirá en su autoestima y por tanto en su motivación para estudiar. Si él se convence de que puede, podrá.

La motivación es fundamental. Ensalzar los valores y los logros del niño en público le ayudará a creer más en sí mismo. Si no obtiene resultados, podemos ayudarle diciendo que se esfuerza al máximo y que obtiene grandes resultados para lo que hace, por ejemplo.

Existen multitud de técnicas para estudiar, y cuantas más conozca el niño más fácil le será elegir con cual se siente más cómodo o cual le ofrece mejores resultados. Entre las diferentes técnicas a practicar, algunos ejemplos serían:

  • Trabajar con tarjetas didácticas
  • Pedir a alguien que nos pregunte sobre la lección
  • Leer y releer
  • Subrayar o resaltar las partes más importantes
  • Resumir
  • Leer las notas en voz alta
  • Buscar palabras claves y memorizarlas en orden
  • Usar reglas mnemotécnicas
  • Hacer esquemas o gráficos (listas, diagramas de llaves, mapas conceptuales…)
  • Autopreguntarse. Tapar la hoja con las respuestas y probarse uno mismo si se lo sabe, a la vez que vamos destapando poco a poco.
  • Buscar las partes que no hemos entendido correctamente a la primera y esforzarnos por entenderla

Además, conviene educar en hábitos de estudio que harán que el tiempo invertido sea más productivo. Muchos niños tienen la sensación de que el éxito en los estudios viene determinado por la cantidad de tiempo que han dedicado al estudio de la asignatura, en lugar de por la comprensión de la misma. Algunos de estos hábitos son:

  • Limitar las distracciones mientras estudiamos: sin música, sin teléfono
  • Tener el espacio de trabajo recogido. Ser ordenado
  • Usar el tiempo de clase sabiamente, para no tener demasiados deberes en casa.
  • Tomar notas en clase
  • Aprender la materia la primera vez que se vea, no demorarlo para más adelante
  • Hacer y usar sus propias tarjetas didácticas
  • Creer en sí mismo. Confiar en que se puede conseguir lo que se proponga si se quiere de verdad
  • Hacerse un plan de trabajo para cada día
  • Prestar toda la atención que se pueda en clase cuando los profesores enseñen
  • Recompensarse a uno mismo cuando se haya terminado una tarea
  • Divide y vencerás. Ponerse metas pequeñas y trabajar para alcanzarlas

Para trabajar la atención practicaremos sencillas técnicas de concentración en la respiración antes de empezar a estudiar.

No confíes en los test online para el diagnóstico del Alzheimer

Navegando un poco por Internet podemos ver numerosos test online que aseguran ser capaces de diagnosticar la temida enfermedad respondiendo a 10 o 20 preguntas normalmente enfocadas en la memoria. Pero la Alzheimer’s Association’s (www.alz.org) alerta que dichos test son inválidos y que generalmente persiguen la obtención de beneficios a través de ventas de complementos para la memoria incompletos o inútiles aprovechando la vulnerabilidad de las personas mayores.

Investigadores de la universidad de Columbia, Julie Robillar al frente, evaluaron 16 test online, consultando a numerosos expertos y profesionales, incluyendo geriatras y neuropsicólogos, quienes calificaron a tres cuartas partes de los test como “pobres” o “muy malos” en cuanto a validez y fiabilidad científica y como “pobres” o “muy pobres” en cuanto a estándares éticos, incluyendo políticas de confidencialidad y privacidad excesivamente densas.

Los sitios evaluados en el estudio de los test online tienen visitantes únicos mensuales desde los 800 hasta 8.8 millones.

Según Robillard, lo que hace interesante la vulnerabilidad de este tipo de sitios es que, al contrario que la diabetes, la cual tiene que ser diagnosticada con una prueba de sangre, la gente piensa que es más sencillo evaluar la memoria y existe el error extendido de que si tienes mala memoria, entonces tendrás Alzheimer.

La Alzheimer’s Association publica en su página web las señales de alarma que te deberían hacer visitar a un doctor (http://www.alz.org/alzheimers_disease_10_signs_of_alzheimers.asp)

  1. Pérdidas de memoria que interrumpen tu vida diaria
  2. Dificultad en planear o resolver problemas
  3. Dificultad a la hora de completar tareas familiares del hogar, del trabajo o de ocio.
  4. Confusión con horarios, fechas o lugares.
  5. Problemas a la hora de entender imágenes visuales y relaciones espaciales
  6. Nuevos problemas con palabras a la hora de escribirlas o pronunciarlas.
  7. Perder cosas o perder la capacidad de volver sobre nuestros pasos
  8. Disminución o falta de juicio.
  9. Evitar tareas de trabajo o actividades sociales.
  10. Cambios de humor o personalidad

Si notas cualquiera de estas diez señales en ti mismo o en alguien que conoces, no las ignores.

Es importante no confundir las pérdidas de memoria relacionadas con la edad con los síntomas del Alzheimer:

Sintomas de Alzheimer Cambios típicos de la edad
Disminución o falta de juicio Tomar malas decisiones de vez en cuando
Incapacidad para manejar el presupuesto Olvidar un pago mensual
Perder la pista de los días o las estaciones Olvidar qué día es y recordarlo más tarde
Dificultad para mantener una conversación Olvidar a veces qué palabra usar.
Perder cosas o perder la capacidad de volver sobre nuestros pasos Perder cosas de vez en cuando

(Fuente www.alz.org)

En definitiva, si estás preocupado por las pérdidas de memoria y tienes temor a que pueda tratarse de Alzheimer, habla con un profesional.

Consejos para mejorar la memoria a corto plazo

mcpDesde Unidad de Memoria y Atención, periódicamente publicaremos entradas en la web para dar consejos y comentar noticias. Hoy empezamos con recomendaciones para mejorar la memoria a corto plazo (MCP) que es la que nos permite recordar listas o secuencias de entre 7 y 9 elementos (normalmente) que se van a utilizar en un momento cercano.

Atención. Resulta obvio, pero conviene resaltarlo. Presta atención a lo que quieres memorizar. Todos hemos visto niños que se sientan al final de la clase y no prestan atención a lo que se dice, por lo que no almacenarán la información de la misma manera que aquellos que se sientan al principio y se ven “obligados” a estar más atentos. Cuando prestamos atención a lo que vamos a memorizar lo recordaremos mejor.

Dale significado. Si necesitas recordar una secuencia de palabras, como la lista de la compra, inventa una historia que enlace unas palabras con otras. Puede ser una historia absurda o fantástica. Usa la imaginación y visualiza las imágenes de lo que quieres recordar mientras creas la historia. Cuanto más grande lo imagines más fácil te será recordarlo. Por ejemplo, si tienes que comprar mantequilla imagina que vas a la compra montado en una tarrina gigante de mantequilla con ruedas y enlaza la historia con el siguiente elemento.

Repite. Repite una y otra vez. Cada vez que repites haces que la huella se grabe más en tu cerebro. Por ejemplo, un truco para para intentar recordar el nombre de una persona que acabas de conocer es introducir el nombre en la conversación lo antes posible y tratar de repetirlo cuando puedas, intentando no ser pesado claro 😉

Conviértete en aprendiz de por vida. Si no lo usas, lo pierdes. No intentes memorizar aburridos ejercicios constantemente para mejorar la memoria, pero trata de ponerte retos para ayudarla a mantenerse en forma. Intenta memorizar teléfonos, direcciones, nombres, etc. Ponte a prueba y no te rindas.

Gracias por seguirnos.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.