Siento Ansiedad

La ansiedad no es una enfermedad, es un síntoma de que algo no está bien en nuestra vida, es parecido al dolor de garganta, no es una enfermedad en sí, sino que hay que buscar la enfermedad que lo originó. Identificamos como ansiedad cuando sentimos nuestro corazón acelerado, sentimos malestar, preocupación, sudoración…esto se produce porque anticipamos una situación como peligrosa.
Es normal, que algún momento del día podamos tener algo de ansiedad y que luego desaparezca, la ansiedad es una emoción como cualquier otra, como sentir alegría, tristeza, enfado, el problema aparece cuando la ansiedad se convierte en una forma de vida, en nuestra forma de ser, cuando la mayor parte del día sentimos ansiedad, esto empieza a ser un problema, igual que tampoco sería natural estar enfadados todo el día, o reírse sin parar.
En momentos puntuales del día, podemos sentir ansiedad, como por ejemplo: sí estamos en un atasco que nos impide llegar puntuales al trabajo, sí tus hijos se retrasan a la hora de llegar a casa, cuando llegamos al trabajo y pedimos disculpas o nuestros hijos llegan a casa, la ansiedad desaparece y el estado emocional se torna a la normalidad.
Aquí tenemos algunos motivos por los cuales la ansiedad puede convertirse en una forma de vida:

  •  Tengo ansiedad a tener ansiedad. Es decir, siento ansiedad por si me viene la ansiedad.
  • Arrepentirme del pasado. Equivocaciones. Errores…
  • No vivir el presente. Por estar pensando en el pasado o en el futuro
  • Miedo al futuro

Algunos trucos para reducir la ansiedad

  • Deja que la ansiedad llegue, no la evites
  • Aprender técnicas de respiración y relajación
  • Practicar ejercicio físico reduce la tensión nerviosa y ansiedad
  • Evitar alimentos o bebidas estimulantes del sistema nervioso: café, chocolate

Vive en presente, nunca vivirás otro momento en tu vida que no sea el presente.

Técnica para memorizar teléfonos

Old_bakelite_phoneAlgunos se preguntarán cuál es la razón de querer memorizar teléfonos si los tenemos todos en la memoria de nuestro terminal. Desde UMA queremos animaros a que no descuidéis vuestra memoria, pues si no la usamos se acabará deteriorando y lo lamentaremos.

Estamos acostumbrados a llevar los números de nuestros amigos y familiares apuntados en la memoria de nuestro teléfono, la cual funciona de maravilla pero a la vez deteriora la nuestra porque dejamos de esforzarnos en recordarlos. Seguro que muchos os acordáis cuando no existían teléfonos móviles y teníamos que memorizar los números o los apuntábamos en una agenda y de tanto marcarlos (girando la rueda) terminábamos aprendiéndonoslos ¿Cuántos recordáis? Ahora simplemente buscamos el nombre y damos a llamar. Y el día que nuestro teléfono se estropea, no recordamos casi ninguno…

Practicando memorizaciones mejoraremos nuestras habilidades y tendremos una memoria más en forma y más sana que conservaremos durante más años. Así que os recomendamos una simple técnica, el Chunking o “dividir en trozos”.

El Chunking sirve para mejorar la capacidad de la memoria a corto plazo (MCP). Esta técnica es muy útil para recordar números, pero puede ser usada para cualquier lista de palabras.

La mayoría de las personas tienen una capacidad de MCP de unos 7 elementos (2 arriba 2 abajo), mientras que la memoria a largo plazo (MLP) es de capacidad ilimitada. Con el Chunking podremos incrementar esta cantidad.

Cuando hacemos Chunking, lo que hacemos es dividir o partir el número de ítems que mantenemos en la memoria incrementando el tamaño de cada ítem. El número de ítems seguirá siendo limitado, pero el tamaño de estos puede ser enorme.

Por ejemplo, para recordar el teléfono de UMA 917117461 , podemos intentar recordar todo el número o hacer divisiones en grupos: 91 711 74 61. Así, en lugar de recordar 9 números individuales, recordaremos 4 números más largos. Además, puede ser muy útil si podemos crear “trozos” significativos o familiares, como por ejemplo asociar el 61 o el 74 a nuestro año de nacimiento (si es que nacimos en el 61 o en el 74).

Es simple, pero efectivo y útil. No dejes de ponerte pequeños retos cada día y verás cómo mejora tu memoria.

Gracias por seguirnos.

Mindfulness y Memoria

La intervención terapéutica que incorpora el entrenamiento en mindfulness se ha hecho muy popular. La práctica del mindfulness basado en la reducción del estrés (MBSR) ha reportado efectos positivos para el bienestar psicológico y en la mejora de los síntomas en numerosos desórdenes.
2123257808_ea0c2612b1_z
Un estudio del Hospital General de Massachusetts, en Boston, demostró que la meditación hace que aumente el tamaño de la corteza cerebral, responsable de funciones mentales superiores como el aprendizaje y la memoria

Según este estudio, el aumento del materia gris se produce porque la meditación aumenta el tamaño de los vasos sanguíneos y el flujo sanguíneo en el cerebro.

Para el estudio se realizaron resonancias magnéticas de 16 personas sanas y se compararon los resultados antes y después de un programa de práctica de 8 semanas. Los cambios en la concentración de materia gris se compararon con un grupo de control y los análisis confirmaron aumentos en la concentración de materia gris en el hipocampo (centro de la memoria y el aprendizaje)

Los resultados sugieren que la práctica del mindfulness o meditación provoca cambios en regiones cerebrales implicadas en los procesos de aprendizaje y memoria entre otros.

Sara Lazar, principal investigadora del estudio declara que “esto es una prueba más de que los yoguis no están ahí sentados sin hacer nada”.

Gracias por seguirnos

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.